Valoración estética de la restauración protésica sobre implantes

La rehabilitación con implantes en el sector anterior maxilar supone un reto añadido cuando el factor estético es uno de los principales objetivos para el éxito del tratamiento. La siguiente revisión de la literatura estudia el efecto sobre los tejidos blandos periimplantarios de distintos materiales para la rehabilitación sobre implantes, así como los métodos para la evaluación de su percepción estética.

by Karina A. Reyes Mesías, Francisco J. Vasallo Torres y Juan Manuel Aragoneses Lamas

 Valoración estética de la restauración protésica sobre implantes

El éxito de la osteointegración en los implantes dentales ha sido documentado ampliamente en la última década1, arrojando altas tasas de éxito y supervivencia a medio y largo plazo que justifican su utilización2, tanto en hueso nativo como en combinación con técnicas de regeneración ósea3. Conseguida de forma exitosa la unión hueso-implante, el factor estético se ha convertido en uno de los principales focos de atención de la implantología actual, donde el sector anterior maxilar supone un reto añadido a la rehabilitación, además de un factor primordial a la hora de definir el éxito del tratamiento.

Son muchos los factores que contribuyen a imitar y mimetizar la restauración implanto-soportada en el sector anterior maxilar con el fin de lograr un óptimo resultado estético, definido como tal por el clínico y por el paciente. Desde un punto de vista quirúrgico y biológico, la preservación y conservación de los tejidos blandos periimplantarios es uno de los principales puntos a considerar. En este sentido, la posición tridimensional del implante, el biotipo, la distancia de la cresta ósea al punto de contacto, la distancia horizontal inter-implante y diente-implante, han sido descritos en la literatura como los factores más importantes a controlar para aumentar la predictibilidad de la conformación y conservación de los tejidos blandos periimplantarios4-7. El nivel de la mucosa vestibular alrededor de implantes, así como la altura de la papila interproximal, han sido ampliamente estudiados debido a su impacto sobre la percepción estética final de la restauración8,9. Cuando la distancia desde el punto de contacto a la cresta ósea es inferior a 5 mm cabe esperar un relleno completo de la papila10, mientras que el nivel de la mucosa vestibular se ve afectado por el biotipo periimplantario, el nivel de la cresta ósea vestibular, el ángulo de fijación sobre el implante, la distancia desde el punto de contacto a la cresta ósea y desde el punto de contacto a la plataforma. La posición tridimensional del implante, sobre todo en sentido vestíbulo-lingual, ha demostrado tener una influencia directa sobre el nivel de la mucosa vestibular y una posible recesión de la misma11.

Por su parte, la restauración definitiva también debe ser evaluada en términos de mimetismo e integración armónica en la arcada, en conjunto con los tejidos blandos para obtener una valoración y percepción global del resultado terapéutico12. A este respecto, la forma, el color, tamaño, caracterización y propiedades de luminiscencia, opalescencia y traslucidez aportadas por el material de la restauración también deben ser tomadas en consideración. El empleo de nuevos materiales cerámicos ha resuelto estos aspectos en relación a la estética dental; en relación a la interacción y comportamiento de los materiales protésicos con el tejido blando periimplantario, existen diversos ensayos clínicos controlados aleatorios13-16 en los cuales se evaluó el posible efecto del material del pilar y de la corona sobre la mucosa periimplantaria, en términos de cambio de coloración de la misma y su influencia en la percepción estética de la restauración final. Los aditamentos estandarizados de titanio representan actualmente el “gold standard” para las restauraciones implanto-soportadas, dada la excelente estabilidad del metal y simplificación del procedimiento técnico13,17. Sin embargo, presentan algunas desventajas, tales como la posible alteración del color de la mucosa periimplantaria debido al color gris inherente al propio material, con la consecuente alteración estética18-20. Asimismo, los márgenes predeterminados del aditamento y la altura de los márgenes de la corona puede, en ocasiones, no acompañar la arquitectura gingival que se desea conseguir13. Debido a esto, surge la necesidad de crear aditamentos personalizados e individualizados, recurriendo a técnicas y software de diseño por computadora (Figura 1), los cuales pueden realizarse en titanio o en un material cerámico. Además, sería lógico suponer que dada su capacidad de mimetización, recurrir a aditamentos y restauraciones cerámicas podría implicar un resultado estético superior en comparación con el titanio14.

Una de las principales limitaciones descritas de los aditamentos cerámicos iniciales era su menor resistencia a la fractura21. Por su parte, los aditamentos de zirconio han demostrado propiedades superiores en términos de resistencia en comparación a la alúmina, con resultados clínicos similares al “gold standard” en términos de supervivencia13,19. Asimismo, las propiedades mecánicas de la alúmina altamente sinterizada como núcleo de coronas unitarias sobre diente natural y sobre implantes han sido evaluadas en diversos estudios clínicos, arrojando resultados satisfactorios sin diferencias estadísticamente significativas con respecto al titanio17,22,23.

Debido a la gran diversidad de estudios y valores subjetivos para evaluar la estética, surge la necesidad de estandarizar estos valores aplicando nuevas técnicas y herramientas para su valoración objetiva que permitan la reproductibilidad de la evaluación estética, tales como técnicas fotográficas, herramientas informáticas, escáneres ópticos y espetrofotómetro12.

El objetivo de esta revisión de la literatura es evaluar el efecto sobre los tejidos blandos periimplantarios de los distintos materiales disponibles para la rehabilitación sobre implantes, así como la valoración de los métodos de evaluación de la percepción estética actualmente utilizados.

Material y método
Búsqueda bibliográfica en las bases de datos PubMed y Medline de los artículos publicados en los últimos 15 años relacionados con las siguientes palabras claves: “dental implants” AND “esthetics” OR “aesthetics” OR “zirconia abutments” OR “ceramic abutments” OR “titanium abutments” OR “soft tissue” OR “papilla” OR “mucosa”. La búsqueda fue limitada a “clinical trials”, “meta-analysis”, “review”, “randomized-controlled clinical trial”.

Resultados y discusión
Los aditamentos estandarizados de titanio son actualmente el “gold standard” para las restauraciones implanto-soportadas, dada la excelente estabilidad del metal y simplificación del procedimiento técnico13. Sin embargo, el requerimiento estético en el sector anterior maxilar representa una dificultad añadida al tratamiento, donde la combinación armónica de la arquitectura de los tejidos periimplantarios y su estabilidad en el tiempo, junto con el mimetismo necesario de la restauración definitiva, marcan el éxito terapéutico percibido como tal por el clínico y el paciente. Debido a ello, surge la necesidad de introducir nuevos recursos y técnicas, tanto desde el punto de vista prostodóntico como desde el quirúrgico y biológico.

Los estándares estéticos referentes a la conformación de los tejidos blandos y su influencia en la calificación del resultado global del tratamiento, así como los factores necesarios a controlar para obtener un resultado predecible, han sido durante mucho tiempo el foco de atención de diversos estudios. Nisapakultorn y cols.evaluaron la influencia de diferentes factores sobre el nivel marginal de la mucosa periimplantaria y el relleno de la papila en un estudio clínico prospectivo llevado a cabo sobre 40 implantes unitarios en el sector anterior. Identificaron que el nivel de la papila, en implantes unitarios, se ve principalmente influenciado por el nivel de la cresta ósea interproximal del diente adyacente a la fijación. Por su parte, el nivel de la mucosa vestibular se ve afectado por el biotipo periimplantario, el nivel de la cresta ósea vestibular, el ángulo de fijación sobre el implante, la distancia desde el punto de contacto a la cresta ósea y desde el punto de contacto a la plataforma. La posición tridimensional del implante, sobre todo en sentido vestíbulo-lingual, ha demostrado tener una influencia directa sobre el nivel de la mucosa vestibular y una posible recesión de la misma. Los implantes colocados con una posición vestibulizada de la plataforma presentan hasta tres veces más recesión de la mucosa a ese nivel, en comparación con los implantes colocados en un posición más lingualizada11. Asimismo, la distancia horizontal a nivel de la cresta ósea desde la fijación al diente adyacente y/o implante adyacente puede condicionar el remodelado óseo, pudiendo causar una mayor pérdida ósea periimplantaria cuando esta distancia es inferior a 3 mm., con la consecuente afectación del nivel de los tejidos blandos6. Dicha distancia parece ser más crítica entre implantes que en fijaciones unitarias adyacentes a diente natural9.

Por su parte, el material utilizado en los aditamentos protésicos y en la restauración final para la rehabilitación sobre implantes en el sector anterior maxilar también ha sido evaluado. Si bien el titanio ofrece importantes ventajas, sobre todo a nivel biomecánico y de resistencia a la fractura17, se plantean alternativas en el biomaterial de elección en el sector estético, dada la coloración gris del metal y su posible influencia sobre la mucosa subyacente con la consecuente repercusión estética20. Los materiales cerámicos han sido los más estudiados desde su introducción en 199324, siendo los aditamentos de alúmina y zirconio los más utilizados (Figura 2).


Figura 2. a) Pilar de zirconio; b) Pilar de titanio.
 

El principal inconveniente de los pilares cerámicos de alúmina radicaba en su baja resistencia a la fractura21. Los estudios clínicos que analizaron la primera generación de aditamentos cerámicos de alúmina demostraron un rango de fractura del 1.9 al 7% en un tiempo de estudio de 1 a 5 años22,23 frente a 0% de rango de fractura de los aditamentos de titanio reportados anteriormente17. Debido a esto, surge la necesidad de recurrir a materiales cerámicos más resistentes con características mecánicas similares al titanio pero manteniendo sus ventajas estéticas. El zirconio, al tratarse de un metal con comportamiento cerámico, ofrece el doble de resistencia a la flexión y tenacidad a la fractura que la alúmina25. La resistencia e idoneidad del zirconio ha sido evaluada en estudios clínicos prospectivos, sin registrar incidencia de fractura, además de un comportamiento favorable de los tejidos blandos en un periodo de seguimiento de 4 años19. Por su parte, Zembic y cols15 compararonn la incidencia de complicaciones técnicas y biológicas, así como la tasa de supervivencia de los aditamentos de zirconio versus el “gold standard”, en un ensayo clínico randomizado. Tras 3 años de seguimiento, no encontraron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos en cuanto a tasa de supervivencia, comportamiento biológico e incidencias técnicas. Asimismo, los pilares de alúmina de alta densidad han demostrado ser una opción viable, comparable a los pilares tradicionales de titanio, así como con una tolerancia óptima de los tejidos blandos periimplantarios16,26.

Los beneficios de los aditamentos completamente cerámicos frente al titanio han sido descritos recientemente en la literatura14,27. En un ensayo clínico randomizado llevado a cabo en 30 pacientes con restauraciones unitarias, se comparó la posible influencia sobre el cambio de coloración de la mucosa entre restauraciones completamente cerámicas y metal-cerámicas. Ambos materiales indujeron un cambio en la coloración de la mucosa periimplantaria; sin embargo, dicha alteración resultó visualmente más evidente con las restauraciones metal-cerámicas frente a las totalmente cerámicas; estas últimas demostraron un color más exacto con el diente control frente a las restauraciones metal-cerámicas14. En contraste, otros ensayos clínicos aleatorios no reportan diferencias estadísticamente significativas entre pilares totalmente cerámicos y de titanio en la alteración del color de la mucosa periimplantaria después de ser analizados con espectrofotometría13,15. Estos hallazgos podrían explicarse en función del grosor de la mucosa periimplantaria. Jung y cols.27 analizan in vitro el efecto de cuatro biomateriales: titanio, titanio recubierto con cerámica feldespática, zirconio y zirconio recubierto con cerámica feldespática, colocados bajo diferentes grosores de mucosa y posteriormente analizados a través de espectrofotometría. Todos los materiales indujeron un cambio en la coloración de la mucosa, el cual disminuía a la vez que aumentaba el grosor de la misma. El titanio indujo el mayor cambio en la coloración, mientras que el zirconio no produjo cambio visible en mucosas de 2 y 3 mm. de grosor. Por tanto, en mucosas gruesas no existen diferencias en cuanto al material utilizado; sin embargo, en biotipos finos, el zirconio será el que menor alteración de color induzca de todos los materiales analizados. Estudios clínicos posteriores apoyan estos resultados, donde los aditamentos totalmente cerámicos produjeron una menor alteración en el color de la mucosa periimplantaria que el titanio en los casos de biotipo finos y no injertados14.

Las diferencias en la percepción estética entre individuos es inherente a su componente subjetivo. De esta manera, el éxito estético de una restauración unitaria en el sector anterior maxilar está definido por su apariencia y mimetismo armónico con la dentición natural21,28. Así, surge la necesidad de establecer parámetros objetivos fiables para la valoración del resultado estético y la mejora de la investigación clínica en este campo12.
 

Los índices más frecuentemente utilizados en los estudios para la valoración del resultado estético en el sector anterior fueron recogidos en una reciente revisión sistemática llevada a cabo por Bénic y cols.12. Los autores identificaron un total de 13 índices propuestos. La mayoría de los índices utilizados actualmente para la evaluación del resultado estético de las restauraciones implanto-soportadas se basan en la configuración de los tejidos blandos periimplantarios, es decir, en la estética de la mucosa, siendo la altura del margen vestibular, la presencia y rellenado de la papila interproximal y el contorno de la cresta bucal, los parámetros más frecuentemente valorados (Tabla 1). Por otra parte, recientemente han sido incluidos índices que analizan el aspecto global de la rehabilitación, valorando tanto el estado de los tejidos blandos periimplantarios como el resultado estético de la restauración final (Tabla 2).

La introducción de nuevas técnicas y métodos de evaluación objetiva pretende estandarizar y unificar criterios reproducibles. Para ello, se ha recurrido a técnicas fotográficas, escáneres ópticos, software informáticos12 y, más recientemente, a estudios de espectrofotometría. Este último ha demostrado ser altamente fiable cuando se trata de evaluar el color tanto de los tejidos blandos como de la restauración, arrojando resultados altamente reproducibles29.

Conclusiones
El titanio sigue siendo el “gold standard” debido a sus propiedades mecánicas, resistencia, longevidad y manejo clínico. Sin embargo, los aditamentos totalmente cerámicos son una alternativa en el sector anterior y premolar maxilar, demostrando tasas de supervivencia e incidencia de complicaciones técnicas y biológicas comparables al titanio. Todos los pilares estudiados, ya sean cerámicos o de titanio, inducen un cambio de color en la mucosa subyacente que será más o menos evidente al ojo humano en función del material y del grosor de mucosa, siendo este último el factor más importante a la hora de determinar el material de elección para las restauraciones implanto-soportadas en el sector estético. La valoración del resultado estético debe realizarse de manera global, teniendo en cuenta el estado, conformación y mantenimiento de los tejidos blandos, así como las características propias de la restauración protésica, de manera que se comporte de forma armónica e integrada con la dentición natural.

Referencias
1. Vasallo Torres FJ. Análisis de los factores de riesgo para la osteointegración en implantes dentales. Estudio retrospectivo [Tesis doctoral]. Madrid: Universidad Rey Juan Carlos de Madrid; 2011.
2. Berglundh T, Persson L, Klinge B. A systematic review of the incidence of biological and technical complications in implant dentistry reported in prospective longitudinal studies of at least 5 years. J Clin Periodontol. 2002;29 Suppl 3:197-212
3. Benić GI, Jung RE, Siegenthaler DW, Hämmerle CH. Clinical and radiographic comparison of implants in regenerated or native bone: 5-year results. Clin Oral Implants Res. 2009 May;20(5):507-13
4. Lops D, Chiapasco M, Rossi A, Bressan E, Romeo E. Incidence of inter-proximal papilla between a tooth and an adjacent immediate implant placed into a fresh extraction socket: 1-year prospective study. Clin Oral Implants Res. 2008 Nov;19(11):1135-40
5. Palmer RM, Farkondeh N, Palmer PJ, Wilson RF. Astra Tech single-tooth implants: an audit of patient satisfaction and soft tissue form. J Clin Periodontol. 2007 Jul;34(7):633-8.
6. Tarnow DP, Cho SC, Wallace SS. The effect of inter-implant distance on the height of inter-implant bone crest. J Periodontol. 2000 Apr;71(4):546-9.
7. Spray JR, Black CG, Morris HF, Ochi S. The influence of bone thickness on facial marginal bone response: stage 1 placement through stage 2 uncovering. Ann Periodontol. 2000 Dec;5(1):119-28.
8. Choquet V, Hermans M, Adriaenssens P, Daelemans P, Tarnow DP, Malevez C. Clinical and radiographic evaluation of the papilla level adjacent to single-tooth dental implants. A retrospective study in the maxillary anterior region. J Periodontol. 2001 Oct;72(10):1364-71
9. Nisapakultorn K, Suphanantachat S, Silkosessak O, Rattanamongkolgul S. Factors affecting soft tissue level around anterior maxillary single-tooth implants. Clin Oral Implants Res. 2010 Jun;21(6):662-70
10. Tarnow D, Elian N, Fletcher P, Froum S, Magner A, Cho SC, Salama M, Salama H, Garber DA. Vertical distance from the crest of bone to the height of the interproximal papilla between adjacent implants. J Periodontol. 2003 Dec;74(12):1785-8.
11. Evans CD, Chen ST. Esthetic outcomes of immediate implant placements. Clin Oral Implants Res. 2008 Jan;19(1):73-80
12. Benic GI, Wolleb K, Sancho-Puchades M, Hämmerle CH. Systematic review of parameters and methods for the professional assessment of aesthetics in dental implant research. J Clin Periodontol. 2012 Feb;39 Suppl 12:160-92.
13. Sailer I, Zembic A, Jung RE, Siegenthaler D, Holderegger C, Hämmerle CH. Randomized controlled clinical trial of customized zirconia and titanium implant abutments for canine and posterior single-tooth implant reconstructions: preliminary results at 1 year of function. Clin Oral Implants Res. 2009 Mar;20(3):219-25
14. Jung RE, Holderegger C, Sailer I, Khraisat A, Suter A, Hämmerle CH. The effect of all-ceramic and porcelain-fused-to-metal restorations on marginal peri-implant soft tissue color: a randomized controlled clinical trial. Int J Periodontics Restorative Dent. 2008a Aug;28(4):357-65.
15. Zembic A, Sailer I, Jung RE, Hämmerle CH. Randomized-controlled clinical trial of customized zirconia and titanium implant abutments for single-tooth implants in canine and posterior regions: 3-year results. Clin Oral Implants Res. 2009 Aug;20(8):802-8
16. Gallucci GO, Grütter L, Nedir R, Bischof M, Belser UC. Esthetic outcomes with porcelain-fused-to-ceramic and all-ceramic single-implant crowns: a randomized clinical trial. Clin Oral Implants Res. 2011 Jan;22(1):62-9
17. Andersson B, Odman P, Lindvall AM, Brånemark PI. Cemented single crowns on osseointegrated implants after 5 years: results from a prospective study on CeraOne. Int J Prosthodont. 1998 May-Jun;11(3):212-8.
18. Tripodakis AP, Strub JR, Kappert HF, Witkowski S. Strength and mode of failure of single implant all-ceramic abutment restorations under static load. Int J Prosthodont. 1995 May-Jun;8(3):265-72.
19. Glauser R, Sailer I, Wohlwend A, Studer S, Schibli M, Schärer P. Experimental zirconia abutments for implant-supported single-tooth restorations in esthetically demanding regions: 4-year results of a prospective clinical study. Int J Prosthodont. 2004 May-Jun;17(3):285-90.
20. Park SE, Da Silva JD, Weber HP, Ishikawa-Nagai S. Optical phenomenon of peri-implant soft tissue. Part I. Spectrophotometric assessment of natural tooth gingiva and peri-implant mucosa. Clin Oral Implants Res. 2007 Oct;18(5):569-74
21. Belser UC, Schmid B, Higginbottom F, Buser D. Outcome analysis of implant restorations located in the anterior maxilla: a review of the recent literature. Int J Oral Maxillofac Implants. 2004;19 Suppl:30-42.
22. Andersson B, Schärer P, Simion M, Bergström C. Ceramic implant abutments used for short-span fixed partial dentures: a prospective 2-year multicenter study. Int J Prosthodont. 1999 Jul-Aug;12(4):318-24.
23. Andersson B, Glauser R, Maglione M, Taylor A. Ceramic implant abutments for short-span FPDs: a prospective 5-year multicenter study. Int J Prosthodont. 2003 Nov-Dec;16(6):640-6.
24. Prestipino V, Ingber A. All-ceramic implant abutments: esthetic indications. J Esthet Dent. 1996;8(6):255-62.
25. Tinschert J, Natt G, Mautsch W, Spiekermann H, Anusavice KJ. Marginal fit of alumina-and zirconia-based fixed partial dentures produced by a CAD/CAM system. Oper Dent. 2001 Jul-Aug;26(4):367-74.
26. Abrahamsson I, Berglundh T, Glantz PO, Lindhe J. The mucosal attachment at different abutments. An experimental study in dogs. J Clin Periodontol. 1998 Sep;25(9):721-7.
27. Jung RE, Sailer I, Hämmerle CH, Attin T, Schmidlin P. In vitro color changes of soft tissues caused by restorative materials. Int J Periodontics Restorative Dent. 2007 Jun;27(3):251-7
28. Belser UC, Grütter L, Vailati F, Bornstein MM, Weber HP, Buser D. Outcome evaluation of early placed maxillary anterior single-tooth implants using objective esthetic criteria: a cross-sectional, retrospective study in 45 patients with a 2- to 4-year follow-up using pink and white esthetic scores. J Periodontol. 2009 Jan;80(1):140-51.
29. Gehrke P, Degidi M, Lulay-Saad Z, Dhom G. Reproducibility of the implant crown aesthetic index–rating aesthetics of single-implant crowns and adjacent soft tissues with regard to observer dental specialization. Clin Implant Dent Relat Res. 2009 Sep;11(3):201-13
30. Jemt T. Regeneration of gingival papillae after single-implant treatment. Int J Periodontics Restorative Dent. 1997 Aug;17(4):326-33.
31. Fürhauser R, Florescu D, Benesch T, Haas R, Mailath G, Watzek G. Evaluation of soft tissue around single-tooth implant crowns: the pink esthetic score. Clin Oral Implants Res. 2005 Dec;16(6):639-44.
32. Testori T, Bianchi F, Del Fabbro M, Capelli M, Zuffetti F, Berlucchi I, Taschieri S, Francetti L, Weinstein RL. Implant aesthetic score for evaluating the outcome: immediate loading in the aesthetic zone. Pract Proced Aesthet Dent. 2005 Mar;17(2):123-30.
33. Schropp L, Isidor F. Clinical outcome and patient satisfaction following full-flap elevation for early and delayed placement of single-tooth implants: a 5-year randomized study. Int J Oral Maxillofac Implants. 2008 Jul-Aug;23(4):733-43.
34. Chang M, Wennström JL, Odman P, Andersson B. Implant supported single-tooth replacements compared to contralateral natural teeth. Crown and soft tissue dimensions. Clin Oral Implants Res. 1999 Jun;10(3):185-94.
35. Meijer HJ, Stellingsma K, Meijndert L, Raghoebar GM. A new index for rating aesthetics of implant-supported single crowns and adjacent soft tissues–the Implant Crown Aesthetic Index. Clin Oral Implants Res. 2005 Dec;16(6):645-9.
36. Dueled E, Gotfredsen K, Trab Damsgaard M, Hede B. Professional and patient-based evaluation of oral rehabilitation in patients with tooth agenesis. Clin Oral Implants Res. 2009 Jul;20(7):729-36.

Fuente: Dental Tribune

The following two tabs change content below.
Estudiante de la Lic. en Cirujano Dentista en la Universidad de Guadalajara, Emprendedor, Apasionado por la Odontología, Conocedor de temas en Motivación, Creatividad, Comunicación, Marketing y Liderazgo.

Latest posts by Ricardo Plascencia Martínez (see all)