TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO DEL TEMOR Y DEL DESMAYO EN LA SILLA DENTAL

Se indica el tratamiento para el temor y para el desmayo en la silla dental, de acuerdo al Manual de homeopatía para el odontólogo. Se busca cuál es el medicamento cuyos síntomas son más semejantes a los que presenta el paciente. Para el temor: Aconitum, Gelsmium, Ignatia o Moschus, y para el desmayo: Asafoetida, Carbo vegetabilis, Moschus o Sepia. La dinamización usada es a la 30 centesimal. (Resumen)

Palabras Claves: Homeopatía. Tintura madre, Temor, Desmayo, Dinamización. Experimentación, Semejanza.

SUMMARY
The treatment for fear and swoon on the dental chair according to the Manual de homeopatía para el odontólogo is indicated. It is searched the medicine symptoms similar to the patient´s sympotoms. For fear: Aconitum, Gelsemium, Ignatia, or Moschus, and for swoon: Asafoetidia, Carbo vegetabilis, Moschus, or Sepia. The 30 centesimal dynamization is used.

RÉSUMÉ
On indique le traitement de la peur et de l’évanouissement, sur chaise dentaire en accord avec le Manual de homeopatía para el odontólogo. On cherche le medicament dont les symptômes sont les plus semblabes à ceux presentés par le malade; pour le peur, l’Aconitum, le Gelsemium, l’Ignatia ou le Moschus, et pour l’évanouissement, l’Asofoetida, Carbo vegetabilis, Moschus ou Sepia. La Dynamisation employée est la 30 centesimale.

ZUSAMMENFASSUNG
Die Bheandlung bei Furcht und Ohnmacht in der Zahnaerztlichen Behandlung. Wird Beschrieben im Eiklang mit dem Manual de homeopatía para el odontólogo. Es werden Medikamente angesprochen deren Sympthome mit denen des Patienten Identisch sind. Gegen furcht: Aconitum, Gelsemium, Ignatia oder Moschus. Und fuer die Ohnmacht: Asofoetida, Carbo vegetabilis, Moschus oder Sepia. Alle Medikamente sind zu 30C Dynamisiert.

RESUMO
Oni indikas la Kuracadon rilate la timon Kaj rilate la svenon ce la destista sego, laü la Manual de homeopatíaa para el odontólogo. Oni esploras kiu estas la medikamento kies simptomoj estas la plej similaj al tiuj kiujn prezentas la paciento; por la timo, Aconitum, Gelsemium, Ignatia aü Moschus, por la sveno, Asofoetidia, Carbo vegetabilis, Moschus aü Sepia. La Uzata dinamizo estas la 30 centezimala.

Dr. José Barros-StPasteur. (1998). TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO DEL TEMOR Y DEL DESMAYO EN LA SILLA DENTAL. Acta Odontológica Venezolana. (Disponible en: http://www.actaodontologica.com/ediciones/1998/3/tratamiento_homeopatico_temor_desmayo_silla_dental.asp)

medicamento-homeopatico

INTRODUCCIÓN
La medicina homeopática comenzó a divulgarse en Venezuela desde 1860 con el Dr. Manuel Porras, a quien se le ha considerado como “Fundador de la Homeopatía en Venezuela”(6). Este doctor también fue profesor – jefe de la Cátedra de Patología Interna de la “Escuela Médica de Caracas” y director del Hospital Militar.

Para junio de 1880, El Congreso de la República de Venezuela aprobó la homeopatía y el Presidente General Antonio Guzmán Blanco, en enero de 1881, firmó el ejecútese, por lo que apareció en la Gaceta Oficial N° 2284.

El médico homeópata Fernando de la Ville, creó la primera escuela de homeopatía en julio de 1980. Más tarde, en 1890, el Dr. Manual María Sanoja publicó: ” El médico a domicilio”, primer libro de homeopatía de un médico venezolano.

Desde de principios de siglo, se destacó entre otros médicos homeópatas, el Dr. Manuel Isidro Rus, quien murió en 1935 a los 79 años; la iglesia, el cabildo de Caracas, el Centro de amigos de la homeopatía, formado en 1934, y la Academia Nacional de Medicina con un “Acuerdo” a su memoria, le rindieron un homenaje por sus notables méritos.

Para 1950 venían ejerciendo la homeopatía, en Caracas, el Dr. Martin Kelber y el Dr. Carlos Olazo Nicolini, y en Maracaibo, el Dr. Luis Lozano Riaño. En 1959-60 el Dr. Martin Kelber dictó un curso de homeopatía con asistencia de más de 20 médicos; luego, el Dr. Ernesto Feo Codecido organizó una serie de cursos introductorios de homeopatía.

La Asociación Médica Homeopática Venezolana se constituyó en noviembre de 1969. En 1975 comenzaron las actividades del dispensario médico Hahnemann, y se instaló la Fundación Venezolana de Medicina Homeopática.

En mayo de 1982, el presidente de la Asociación Médica Homeopática Venezolana, Dr. José Briceño García, solicitó a la Honorable Academia Nacional de Medicina que “considere la medicina homeopática como una especialidad de la medicina”; después del voto favorable de la comisión de farmacología y terapéutica, la Academia aprobó la medicina homeopática en noviembre de 1984 como “práctica médica”, de modo que le dio una extensión más amplia de lo solicitado.

Más tarde, en mayo de 1998, el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social reafirma el ejercicio de homeopatía pues creó una comisión que la regula y supervisa como terapia complementaria; por lo cual, los medicamentos homeopáticos pueden ser recetados por profesionales de la salud.

Con estos datos, deseo señalar que la homeopatía tiene una historia muy meritoria en nuestro país. Se han realizado jornadas y congresos nacionales, la Escuela ha dictado cursos y talleres para médicos, veterinarios y odontólogos; han sido publicados más de 20 libros de homeopatía y actualmente se ha editado el “Manual de homeopatía para el odontólogo”.

MEDICAMENTOS

Aconitum napellus(5) (Acon.)
El Aconitum napellus pertenece a la familia de las ranunculáceas. Es llamado capuchón de monje. Su nombre deriva del griego: AKONE = roca y NAPUS = nabo, debido a que crece en altas montañas rocosas y su raíz tiene la forma de pequeño nabo.

Es una planta con rizomas carnosas, napiformes y de tallos rectos, hojas palmadas y palmipartidas. Flores azules o amarillas, en racimos termainales. Cáliz de cinco sépalos, el superior terminado en forma de capucha; dos pétalos ocultos por el cáliz y constituidos por un pie y un limbo pequeño.

La tintura madre se obtiene de la planta verde al empezar la florescencia. La tintura es muy tóxica, su principal alcaloide es la aconitina, con ella se inicia la preparación del medicamento. La experimentación en personas saludables fue hecha por el Dr. Samuel Hahnemann quien publicó los primeros resultados en 1805. En odontología utilazamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
El paciente piensa en su muerte con miedo, se queja y cree que puede morir en la silla dental. Excitado, predice su muerte, presenta un verdadero temor a morir. Está ansioso, muy asustado y confunde las ideas. Puede estar fuera de sí y tener fantasías y delirio cuando piensa que está obligado a su tratamiento dental. A veces, esta condición se puede presentar en la mujer embarazada cuando el odontólogo le va a trabajar en la boca.

La ansiedad e impaciencia del paciente puede estar acompañada por escalofríos y/o por vueltas en la cama de noche mientras piensa en el sufrimiento que pueda tener a causa del tratamiento. Cualquier cosa le sobresalta, este estado de gran inquietud se puede encontrar también en el niño tímido, quien puede presentar llanto y risa al mismo tiempo. La cobardía con mucho miedo a la oscuridad, la irritabilidad y la excitación nerviosa son condiciones que se presentan a causa de que sabe que le llevarán a que le traten los dientes. Además, podría haber expresión ansiosa y susto por lo que se desesperará, llorará y gritará.

El paciente se muestra muy desconfiado ante el odontólogo, presenta trastornos anticipados con palpitaciones, pulso lleno y duro o acelerado y pequeño y, a veces, irregular. Puede sentir mareo, vértigos con náuseas. Su cara puede estar pálida y sudorosa, puede estar enrojecida, también es posible que una mejilla esté roja y caliente y la otra pálida y fría. Es frecuente que la cabeza esté caliente y el cuerpo frío. La boca y la lengua pueden estar secas y presentar cosquilleo y la punta de la lengua puede estar adormecida. Puede haber temblor de las manos, movimientos constantes de la mandíbula como de masticación y, a veces, sentir un gusto amargo en la boca. Puede tener diarrea por excitación y desear estar solo. Las manos pueden estar calientes con cosquilleos de los dedos. El paciente no soporta el frío de la sala dental.

Indicación: temor a la silla dental.

Otros medicamentos: Gelsemium, Ignatia y Moschus.

Gelsemium sempervirens(5):
El Gelsemium sempervirens pertenece a la familia de las longaniáceas. Es llamado jazmín amarillo. Es una planta trepadora de tallo largo que remonta la altura de grandes árboles. Presenta hojas opuestas, enteras, lanceoladas perennes y de pecíolo corto. Las flores son de olor agradable, grandes y amarillas, en racimos axilares. El cáliz comprende cinco partes. La corola es infundibiliforme con cinco lóbulos. Posee vainas elípticas y aplanadas con dos celdas que tienen las semillas.

La tintura madre se obtiene de la raíz; el principio activo es la gelsemina. A partir de la tintura se prepara el medicamento; la primera experimentación fue hecha por el Dr. John H. Henry de EE.UU., en 1852. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
El paciente es, casi siempre, cobarde, inseguro, tímido y miedoso. Puede mostrarse inquieto, impaciente e irritable y presentar algunos trastornos por anticiparse a lo que puede ocurrir en la silla dental. Además, puede estar asustado hasta llegar a llorar y gritar. Puede tener ansiedad, temor a morir y miedo a que se le detenga el corazón, esto se manifiesta con excitación y temblor, y podría llegar a convulsionar. Puede también tener nauseas y vértigo. Las manos pueden temblarle. Puede tener confusión mental con exaltación de fantasías y presentar expresión atontada o aturdida y debilidad o sensación de cansancio. El paciente puede hablar confusamente o con incoherencia. Su lengua puede ser torpe, como si estuviera intoxicado, la lengua adormecida o como paralizada y apenas la saca le tiembla. La boca está seca y siente como un cuerpo extraño en la garganta y tiene sensación de parálisis de los músculos de la faringe. La ansiedad y el temor le puede producir diarrea involuntaria y excitación y el deseo de estar solo. Siente una gran mejoría de los síntomas después de orinar.

Indicación: temor a la silla dental.

Otros medicamentos: Aconitum, Ignatia y Moschus.

Ignatia amara (5) (Ign.):
La Ignatia amara pertenece a la familia de las longaniáceas. También se le conoce como Strychnos ignatti o haba de San Ignacio. Es una planta enredadera de hojas ovoides y brillantes. Su fruto tiene el tamaño de un melón y contiene unas 20 semillas que son precisamente las habas. Estas últimas son del grueso de una almendra, duras, lampiñas, inodoras y semitransparentes. Su tamaño es de 3cms de largo. Por fuera es gris negruzco o marrón claro y por dentro es de color moreno amarillento algo brillantes. El olor que posee es desagradable y el sabor muy amargo.

La tintura madre se obtiene de las semillas finamente pulverizadas, sus alcaloides son la estrignina y la burcina. A partir de la tintura se prepara el medicamento. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
Es un paciente cobarde, tímido e irritable, con temor a morir. Tiene ansiedad con miedo a la silla dental; su humor es cambiante; presenta síntomas contradictorios: llora, bromea y ríe, con una risa espasmódica. El susto le produce algunos tipos de trastornos, se pone fuera de sí y la excitación puede llevar a la convulsión.

Se presenta impaciente, se queja e irrita si le contradicen y desea estar solo. Se anticipa a lo que le van a hacer en la boca, desconfía y piensa que es muy peligroso, se ríe y llora y alternativamente y hasta puede gritar o adoptar un comportamiento infantil.

La boca puede estar seca, siente la laringe como lastimada, como un tapón en la garganta y la voz débil y temblorosa (afonía histérica). Puede presentar cierre espasmódico de los maxilares y no querer hablar. Se excita por su nerviosismo. La cara está sudorosa, se puede enrojecer y alternar con palidez. Puede estar tembloroso y temblarle las manos. Le molesta el frío.
Indicación: temor a la silla dental.

Otros medicamentos: Aconitum, Gelsemium y Moschus.

Moschus moschiferus (5) (Mosch.):
El Moschus moschiferus es el conocido almizcle. Esta es sustancia odorífica que la produce cervantillo macho -mamífero rumiante de las altas montañas del Tíbet, China, Trataría-. Se encuentra en una bolsa velluda, de 6 a 12 cm de largo, ubicada entre el ombligo y los genitales del animal. El aspecto es el de una sustancia sólida, untuosa y granulosa, de color obscuro, sabor amargo, olor fuerte y penetrante y muy soluble.

La preparación del medicamento se inicia por trituración de una parte en peso en 100 partes en peso de azúcar, según la escala geométrica progresiva centesimal. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
Paciente miedoso, excitado, que se anticipa pensando en lo malo que le pueda ocurrir, con sensación de frío y no soporta el miedo a morir. Está inquieto, impaciente, irritable y con rabia. Puede tener temblor y adormecimiento de la lengua, boca seca y sudor de la cara. A veces, presenta fantasías y confusión mental con crisis de nerviosidad. Puede presentar ansiedad hipocondríaca y quejarse de urgencia dental con exageración de los síntomas pero con gran temor de la silla dental.

El paciente es hiperexcitable, muestra un llanto involuntario, tiene un comportamiento histérico, se encoleriza y después llora. No puede estar parado, se desmaya con facilidad. Puede tener confusión e inconsciencia pasajera con convulsiones histéricas. Pueden también aparecer palpitaciones, pulso acelerado, respiración difícil, espasmo de la glotis -como un tapón que sube a la garganta-, pesadez del cuerpo, laxitud, transpiración viscosa de la cara, palidez y, a veces, una mejilla caliente y pálida -casi siempre la izquierda- y la otra mejilla roja pero fría. Además, el paciente puede gritar y llorar y alternarlos con una risa que no puede evitar. La mirada se hace fija, la cara y los labios se ponen cianóticos, la transpiración fría, grita que va a morir y cae desmayado.

Indicaciones:

  1. Temor a la silla dental
    Otros medicamentos: Aconitum, Gelsemium e Ignatia.
  2. Desmayo en la silla dental
    Otros medicamentos: Asafoetida, Carbo vegetabilis y Sepia

Asafoetidia (5) (Asaf.)
La Asafoetida pertenece a la familia de las umbilíferas. Se le conoce como férula asafoetida y, se le llama comúnmente estiércol del diablo o resina de férula scorodosma. Es una planta de hojas bipinadas y de grandes pecíolos; tallo algo mayor de dos metros con una masa de umbelas. Las flores son amarillo pálido. La droga resinosa se conoció como Sucus syrenaicus y se obtiene a través de incisiones en la raíz de la planta. Estas incisiones producen la salida de un jugo blanco que se torna amarillo con el aire. El sabor y el olor son muy fétidos, similar al ajo. Algunos árabes lo usan como condimento en muy pequeñas cantidades.

En Alemania, fue introducida a la homeopatía en 1822 por Franz y los doctores Hahnemann, Stapf y Gros. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
El paciente se desmaya con facilidad por la excitación que le produce la silla dental o el dolor que le pueda ocasionar el tratamiento. Es muy sensible a las impresiones, la mayoría de las veces el desmayo es histérico. Tiene sensación de adormecimiento de los huesos de la cara, la lengua la siente hinchada, mastica constantemente y la saliva puede ser espumosa. Es muy nervioso y tiene pesadez en el cuerpo. Puede presentar cierta laxitud que le dificulta pararse. La respiración es difícil y con sensación de ahogo, como si una bola subiera desde el esófago (bolo histérico), lo que le hace tragar constantemente. Puede presentar disnea, contracción espasmódica que le dificulta respirar, palpitaciones y mucho nerviosismo, pulso acelerado y confusión mental. El paciente se desmaya cuando recibe alguna impresión que siente que le puede perjudicar.

Indicaciones: desmayo en la silla dental.

Otros medicamentos: Carbo vegetabilis, Moschus y Sepia.

Carbo vegetabilis (5) (Carb-v.)
Es el producto conocido como carbón vegetal (carbón de leña bien quemado). No tiene olor ni sabor. Es negro, poroso y de quebradura brillante. Su humo no tiene mal olor. El carbón vegetal evita o detiene la putrefacción del agua y de otras sustancias. La preparación del medicamento se inicia por trituración. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica
Paciente que se desmaya en el curso de la atención dental. Presenta brusca debilidad, lentos movimientos, pesadez del cuerpo, torpor general, laxitud y debilidad de los miembros que le impide pararse. Casi no habla, su voz es áspera y afónica. A veces, se muestra tembloroso, con expresión ansiosa. Puede también mostrar transpiración fría en todo el cuerpo, palidez, sudor y frialdad de la cara, de la frente y de las manos, aliento frío, boca y punta de la lengua secas, lengua fría y contraída.

También, puede presentar respiración difícil, disnea y gran deseo de aire. El paciente siente la necesidad de ser abanicado y siente ansiedad precordical con palpitaciones visibles. Puede tener el pulso acelerado, pequeño, blando y débil. La cara está pálida, cetrina, gris amarillenta, verdosa o cianótica. Puede llegar a tener gran indiferencia hacia todo, confusión mental y hasta inconsciencia. El caso debe ser tratado prontamente para normalizar la oxigenación cerebral. Este es el tipo de pacientes a quien hay que evitar que llegue al shock puesto que es grave.

Indicación: desmayo en la silla dental.

Otros medicamentos: Asafoetida, Moschus y Sepia.

Sepia officinalis (5) (Sep):
La Sepia officinalis pertenece a la familia de las sepiadáceas. Se extrae del molusco conocido como jibia. Este molusco posee un líquido negroparduzco que es secretado por una vejiga que tiene el animal en el abdomen. Fue experimentado en personas saludables por el Dr. Samuel Hahnemann. En odontología utilizamos la dinamización 30 centesimal.

Clínica:
Es una paciente del sexo femenino quien imagina que está enferma. Está asustada por su salud, triste, con laxitud y pesadez del cuerpo. Ella no puede estar de pie y se seinte mal al estar sentada en la silla dental. Se afloja la ropa porque le molesta. Tiene transtornos por anticiparse a lo que le harán en la boca. Se muestra impaciente y llora facilmente. Presenta debilidad repentina con temblor, calor y luego transpiración fría. Se siente mal por el frío y le molesta transpirar. Sus labios están seco y le suda la cara que está pálida. Puede también tener vértigo con náuseas. El pulso es acelerado y respiración difícil. La paciente está irritada y desesperada por recuperarse. Tiende a contradecir al odontólogo.

Puede gritar y tener confusión mental que puede llevarla a la inconsciencia. El desmayo se instala con facilidad de forma repentina.

Indicación: desmayo en la silla dental.

Otros medicamentos: Asofoetida, Carbo vegetabilis y Moschus.

Homeopatia Para Curar Acufenos

DISCUSIÓN
El más importante problema para el odontólogo se centra en la terapéutica. Aquí estamos ante dos diferentes manifestaciones que ocurren con relativa frecuencia en la silla dental. La primera es el miedo y la otra es el desmayo. El miedo puede ser combatido mediante uno de los cuatro medicamentos estudiados (Aconitum, Gelsemium, Ignatia y Moschus) pero hay que escoger solamente uno que debe ser aquel que identifique mejor el comportamiento del paciente, su especial manera de reaccionar.

Una vez identificado el medicamento en concordancia con los síntomas del pacientes (3), se procede a la terapéutica. En efecto, la experiencia ha demostrado que la manera más sencilla es administrar al paciente 5 glóbulos del medicamento seleccionado a la dinamización 30 centesimal. El paciente los deja disolver debajo de la lengua y se le hace esperar en la antesala; después de 10 minutos se repite el mismo medicamento siguiendo el mismo procedimiento. El paciente pasa nuevamente a la silla dental para el tratamiento.

La otra manifestación en la silla dental que se ha estudiado es el desmayo. Este puede ser tratado con uno de los cuatro medicamentos que ya han sido estudiados (Asafoetida, Carbo vegetabilis, Moschus y Sepia). Se debe escoger únicamente uno de ellos(3), el cual debe identificar los síntomas del paciente, su comportamiento y como ha estado reaccionando.

Ya conocido el medicamento por haber encontrado la semejanza entre los síntomas que está manifestando el paciente y los síntomas del medicamento, se procede al tratamiento(4). La manera más efectiva consiste en disolver 10 gránulos del medicamento a la dinamización 30 centesimal, en medio vaso de agua potable (método plus). Se administra una cucharada cada minuto, cada dos, tres, cinco minutos, según el estado clínico del paciente. La solución medicamentosa debe agitarse cada vez que se va a administrar. A medida que mejora el paciente, se espacia la administración de las cucharadas hasta la recuperación del desmayo.

Al mismo tiempo se deben aplicar los medios que coadyuvan al tratamiento del desmayo(2). Por ejemplo, pedirle al paciente con insistencia que respire profundamente, colocar al paciente en posición horizontal reclinando el espaldar del sillón y dar respiración artificial expandiendo y comprimiendo el tórax alternativamente. Se toman los miembros superiores por las muñecas y se llevan más allá de la cabeza, esto dilata el tórax. Luego se vuelve a traer los brazos hacia el tórax, presionándolo, esto comprime el tórax.

CONCLUSIONES

  1. Los medicamentos homeopáticos han comprobado suficientemente su eficiencia en el tratamiento de los estados patológicos.
  2. Los medicamentos homeopáticos no tienen efectos tóxicos secundarios.
  3. La medicina homeopática es de uso legal en Venezuela.
  4. Las autoridades sanitarias del país han oficializado la medicación homeopática.
  5. El odontólogo puede tratar con medicamentos homeopáticos los procesos patológicos que comprenden el área bucodentomaxilar.
  6. Es conveniente instruir al odontólogo en el manejo de los medicamentos homeopáticos para que los indique en los trastornos patológicos bucodentales.

Bibliografía.

  • Barros-StPasteur, J.: “Manual de homeopatía para el odontólogo”, Primera edición, Caracas, 1998.
  • Barros-StPasteur, J.: “Homeopatía. Guía para los pacientes”, Edit. Litopar, Caracas, 1993.
  • Hahnemann, S.: “Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las virtudes curativas de las sustancias medicinales, seguidas de algunas apreciaciones sobre los principios admitidos hasta nuestros días” Revista Práctica, Jena, Alemania, 1796; 2(3): 391-439 y 1796; 2(4): 465-561. En “Hahnemann´s Lesser Writing” B. Jain Pubs., New Delhi, ps. 246-303.
  • Kent, J. T.: “Homeopatía. Doctrina”, Universidad Central de Venezuela. Colección Ciencias Médicas. Ediciones de la Biblioteca, Caracas, 1986.
  • Sandoval, L.G.: “Farmacopea homeopática mexicana”, Propulsora de homeopatía, Tercera Edición, México, 1961.
  1. Villanueva, L.: “Las ciencias médicas en Venezuela”, en el “Primer libro venezolano de Literatura, Ciencias y Bellas Artes” ps. 222-223. Primera Edición, Caracas, 1895. Reimpresión, Segunda Edición, Concejo Municipal del Distrito Federal, Caracas, 1974.

 

The following two tabs change content below.
Estudiante de la Lic. en Cirujano Dentista en la Universidad de Guadalajara, Emprendedor, Apasionado por la Odontología, Conocedor de temas en Motivación, Creatividad, Comunicación, Marketing y Liderazgo.

Latest posts by Ricardo Plascencia Martínez (see all)